Balder


 

Era el dios de la luz y de la verdad. El más sabio de los Ases. Su melena rubia simbolizaba los rayos del sol, que daban el espíritu bondadoso del verano a los hombres. Era un dios muy querido, y por ello se pensaba que después del Ragnarök sustituiría a Odín en el trono de los Ases.

Figura de característica bondad, gentileza, inteligencia e inocencia, Era hijo de Odín y Frigga y esposo de Nanna. Era muy bondadoso, gentil e inteligente. Vivía en Breidablik, un palacio con el techo de oro y las columnas de plata.

Balder sufría pesadillas y tenía miedo de morir, pero su madre hizo jurar a todos y a todo que nadie jamás le haría daño, y así Balder se hizo invulnerable, ya no se le podía matar o herir. Para demostrárselo, los dioses estando en una fiesta, comenzaron a lanzarle todos los objetos que encontraban, incluso sus propias armas, sin que nada le hiciese daño. Esto se convirtió en un juego para los dioses. Loki entonces le preguntó a su madre Frigga, que si de verdad había convencido a todos los seres de la tierra. Frigg le dijo que a todos menos al muérdago. Frigga olvidó o no quiso preguntar al muérdago porque, siendo demasiado joven, pequeño e insignificante, no lo consideró peligroso para Balder.

Loki le instigó al dios ciego Hodur, el hermano gemelo de Balder para que lo matase. El único dios de Asgard que nunca había jugado al juego de agredir a Balder era Hodur, porque era ciego. Loki le dio una flecha hecha de muérdago, y le dijo a Hodur que jugase al juego. Hodur, como no veía lo que hacía, le tiro la flecha a su hermano, hiriéndole de muerte. Frigg preguntó a los dioses que si alguno de ellos quería bajar al mundo de los muertos, para tratar de convencer a Hel de que les devolviese a su hijo. Los dioses enviaron un jinete a Hel para que Balder pudiese regresar del reino de los muertos: Hermod bajó a por él. La diosa Hel dijo que Balder resucitaría si el mundo entero lloraba por su muerte, y que si había un solo ser en el mundo que no quisiese el regreso de Balder entre los muertos, no podía hacerle regresar. Y todos y todo, incluidos los objetos inanimados siguen intentando con sus lágrimas que resucite el dios muerto sin poder conseguirlo, porque una giganta llamada Thonkk que vivía en una cueva se negaba. Los dioses le rogaron que accediera, pero ella dijo que nunca recibió nada de Balder. Thonkk era Loki disfrazado.

Este asesinato originó la lucha entre los dioses por un lado y Loki y las fuerzas maléficas por otro, dando comienzo a Ragnarök. La influencia cristiana pudo ser la causa de la “resurrección” de Balder, ya que volvió después del Ragnarök.