Baño para quitarnos energías negativas


A veces nos enfrentamos a tiempos difíciles. Hemos de empezar desde cero, limpiando nuestro cuerpo y nuestra mente para después de un mal día, de una experiencia negativa en el trabajo o simplemente una racha de mala suerte que no parece terminar, podamos enfrentarnos de nuevo a nuestro ajetreo diario. Un baño para eliminar energías negativas con sal puede ser justo lo que necesitamo, para volver a ajustar las energías y poder seguir adelante.

En algunas culturas la sal ha sido llamada “Las Lágrimas de Dios”, ya que es una de las sustancias más puras del planeta. La negatividad no puede adherirse a la sal, lo que la hace ideal para la limpieza de uno mismo y del entorno.

Empecemos por tomar una ducha, lavarnos el pelo y limpiar la bañera antes de llenarla. Hemos de llenarla bastante, porque nos sumergiremos completamente. Echamos 3 puñados de sal marina.

Mientras nos relajamos dentro de la bañera, visualizaremos todos los problemas y preocupaciones. Mientras los visualizamos, nos sumergiremos bajo el agua un total de tres veces.

Después de las 3 veces, ya podemos sacar el tapón y mientras la bañera está drenando, nos sentaremos y visualizaremos cómo se van por el desagüe nuestros problemas y preocupaciones.

Nos dejaremos secar al aire, sin frotar la piel, para que la sal forme una capa protectora sobre nuestro cuerpo.

 

Puedemos repetirlo una vez a la semana, hasta que el peso de las malas energías se haya ido.

También puede ayudar echar sal sobre el colchón.

Una tradición irlandesa para eliminar energías negativas consiste en tirar un puñado de sal debajo de la cama.

Podemos, también, dejar un vaso de agua del grifo con sal común en la mesita de noche mientras dormimos. Por la mañana el agua tendrá burbujas. Tiramos el agua al W.C y repetimos el proceso todas las noches, hasta que el agua quede clara, sin burbujas.

© Morganna Barcelona.