El caldero de tres patas.


Es uno de los instrumento mas importante de poder de la Magia. En su interior se producen las transformaciones mas esenciales y a través de él se consigue que los trabajos mágicos adquieran la fuerza necesaria. Se considera un elemento femenino. En cada momento a través de el y cambiando las orientaciones se convocan a los elementales o guardianes de los puntos cardinales. En él. se hacen las ofrendas, se guardan los símbolos, se recogen las peticiones o se quema todo lo que queremos apartar de nuestra vida. El Caldero es el centro de todos los rituales, también de los solsticios y los equinoccios. El Caldero tradicionalmente tiene que ser de hierro y estar apoyado en tres patas, las tres patas simbolizan la trinidad de la Diosa Madre.
Consagrar el caldero mágico: Durante la Luna Nueva, un Domingo, en un lugar exterior coloca el caldero rodeado de piedras, flores, conchas y velas de color rojo encendidas que es el color de la fuerza. Dentro, pon hojas de verbena, albahaca, romero y laurel Rocía las hojas con esencia de Romero y prendelas con una cerilla de madera. Cuando el fuego este alto di las palabras del conjuro:
”Esta es la matriz de todo, deseo que la Diosa Madre bendiga este instrumento de trabajo y me bendiga a mi para que consiga utilizarlo con sabiduría, humildad y amor. En perfecta confianza pongo al servicio de mi Diosa esta arma de poder que me comprometo a que jamás sea utilizada para causar daño alguno. Confiérele, mi Señora, la fuerza necesaria para que pueda defenderme de las energías o espíritus dañinos y atraer a través de él, los dones y privilegios de las fuerzas de los cuatro elementos y el espíritu”.
Se dice tres veces “Como yo lo digo que Así Sea”.
A partir de ese momento tienes el caldero ya consagrado. Se usa para colocar las hierbas e inciensos que correspondan al hacer ofrendas. Quemar en él los símbolos de los enemigos para que se aparten de nuestra vida. Custodiar papeles, objetos, representaciones de cosas que queramos que se resuelvan o se promocionen. Por ejemplo, la fotografía de un ser querido enfermo. Un documento de un juicio, medicinas, amuletos, peticiones escritas.
© Morgana Barcelona.