EL JARDIN DE LAS BRUJAS


Las brujas, además de saber dónde se encuentran las plantas y los árboles que necesitamos para nuestros trabajos de magia, solemos tener siempre a mano (ya sea en unas jardineras de ventana o en un terreno exterior) las plantas más indispensables, sobre todo para tener la seguridad de que se cortan en las Lunas que corresponden.

Estas son las más sencillas de cultivar y las que cubren casi todas las posibilidades:

VERBENA: Esta es la hierba de los trabajos de amor. Se usa para hacer perfumes, filtros y baños y se corta con la Luna en Creciente. Suele estar presente en casi todos los ritos de amor y unión de parejas.

ALBAHACA: Esta planta era muy reconocida por los celtas que la utilizaban para proteger sus casas y atraer la buena fortuna. Como la verbena, se corta en Creciente y se usa colocándola en rincones de la casa y barriendo con sus ramas los espacios hacia la puerta de salida.

RUDA: Es la planta a la que se le llama la “rechaza daños” ya que se dice que en los lugares donde ella crece nunca podrá entrar el daño. Se la cuida mucho y si se seca, cosa que suele ocurrir si hay cosas que combatir, ha de quemarse y poner otra en su lugar. Se recoge con la Luna Menguante y se utiliza quemándola sobre una teja de barro para limpiar con el humo de ella los lugares.

MENTA: Es otra planta indispensable en el jardín de las brujas. Está asociada al planeta Marte y pone fuerza contra las adversidades, se la utiliza en pequeñas bolsitas rojas para llevar en los bolsos o para las habitaciones de los enfermos. Se recoge como la Ruda en la Luna Menguante.

SALVIA: Es la planta de los oráculos y, además de otras muchas facultades, asegura un futuro feliz a todos los que la tienen cerca. Fomenta la sabiduría y la inteligencia y es muy buena para las personas que necesitan usar su memoria o su creatividad, como estudiantes y escritores. Se recoge en la Luna Nueva y se utiliza como esencia y aceite en quemadores.

ROMERO: Esta es quizá la planta más utilizada en los hogares gallegos, ya que su aroma purifica y sanea el aire de aquellos lugares en los que, se supone, circulan entidades negativas. Sobre todo los baños con esta planta devuelven la energía y la fuerza tanto al cuerpo como al espíritu. Su momento de recolección es la Luna Nueva.

ENELDO: Esta planta es un verdadero amuleto para conservar todo lo material e incrementarlo. Se dice que si pones en un lugar de la cocina, en alguna alacena, una bolsita con esta planta nunca te faltara lo esencial. Y si la llevas en el monedero nunca estarás sin dinero. Se recoge en la Luna Llena y se renueva con frecuencia quemando la que retires.

PEREJIL: La más humilde las plantas caseras, la más usada y en la magia es también de gran utilidad. Hace que la gente que vas conociendo en la vida te aprecie, que no te critiquen y te abre las puertas sociales. Es muy eficaz para aquellas personas que por su trabajo tienen que relacionarse con los demás o para tener amigos. Se dice que si quemas una noche de Luna Llena unas hojas de perejil y lo alumbras con una vela blanca, tendrás amigos y no estarás solo nunca. Se recoge lógicamente en la Luna Llena.

Como hemos mencionado, la utilidad de las plantas se puede concretar a través de distintos usos. En próximas notas contaremos cómo se hacen con estas plantas los filtros, los baños, las esencias y los sahumerios.