Alabanza al Dios Dagda

Le damos las gracias a Dios Padre
cuyo caldero derrama
su plenitud en la tierra,
inundándola de perfumada
belleza y renacimiento,
Él bendice la semilla que yace
en el fértil suelo,
y nos protege bajo su poderosa mano.
Le damos las gracias al Dios de la Tierra,
cuya música de arpa hace bailar las estaciones,
con gestos llenos de gracia, y pasos majestuosos.
Él bendice a los juglares que nos regocijan
e invita a las señoras y a los caballeros a enamorarse.
Lo encontramos en la forma de un navío que busca su puerto,
la playa que ha reverdecido gracias al romillo y a la vara de San José.
Los sacerdotes podrán hablarnos en trance sobre estas cosas,
pero Dagda es el único que grita, bien alto nuestros méritos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*