El Espejo

Coge un espejo y mírate. Sí… mírate a los ojos. Díte a ti mism@ la verdad. La verdad de todo:

– A quién has utilizado.

– De quién te has aprovechado.

– A quién has mentido.

– De quién has mentido.

– A quién has juzgado.

– Porqué le has juzgado, argumentos.

– Cómo has actuado.

Ahora, mira más adentro. Desde el iris hacia adentro… tú puedes. ¿La ves? ¿Ves a tu conciencia? Pues ahora pregúntale si está tranquila dentro de ti.

Cuando te responda, vuelve a mirarte a los ojos con normalidad si es que puedes.

© Morganna Barcelona.

Los comentarios están cerrados.