La rutina del autocuidado y la autolimpieza

Una rutina del autocuidado y la autolimpieza es sumamente necesaria en los tiempos que vivimos. No existe la santa inquisición, pero por un lado seguimos estando perseguidas y por otro, las envidias están a la orden del día: nos plagian, nos copian y, lo que es peor, inventan sobre nosotras y nos insultan.

Agregar elementos de brujería a una rutina de autocuidado y autolimpieza, significa abrirse a lo desconocido. Significa confiar en tus instintos, incluso si el mensaje que recibes es hacer lo contrario.

Así que os voy a contar de qué maneras se puede proteger una bruja y crear esa rutina de autocuidado y autolimpieza.

Además, así podremos ofrecer una sanación más profunda, una conexión más cercana y una mejor comprensión del entorno y, por supuesto, de nosotras mismas.

Existen numerosas formas de autocuidado y autolimpieza:

TRABAJANDO CON LA LUNA

Probablemente el elemento más transformador es seguir la energía de la luna cada mes, con cuatro rituales según las fases de la luna. Trabajar con la energía de la luna es sumamente poderoso y sanador.

La luna tiene cuatro fases principales:

  • Cuarto creciente: reflexionar y establecer intenciones.
  • Luna llena: tomar acción inspirada.
  • Cuarto menguante: celebrar y dar gratitud.
  • Luna negra: liberar y entrar.

Podéis consultar este artículo para ampliar: https://morganabarcelona.com/las-fases-de-la-luna-y-la-magia-3/

TRABAJANDO CON LA ENERGÍA DE CRISTALES

Los cristales son en realidad herramientas poderosas para la curación y la conexión a tierra, lo cual es especialmente útil para aquellos de nosotros con ansiedad y sistemas nerviosos muy sensibles.

Aquí os pongo una pequeña lista de mis cristales favoritos para trabajar el autocuidado y la autolimpieza:

Turmalina negra: esta piedra es mi favorita para la toma de tierra.

Hematites: esta es otra piedra favorita para la toma de tierra y regenerar nuestra sangre.

Amatista: Me encanta la energía de este cristal. Pongo una amatista cuando echo las cartas ya que me ayuda mucho a ver claramente los mensajes.

Selenita: este cristal conecta con la fuente superior. Ayuda a elevar la energía y abre el camino para una mayor comunicación.

Cuarzo rosa: esta piedra la uso para aumentar mi amor propio y para calmarme.

TRABAJANDO CON ESPÍRITUS FAMILIARES.

Los espíritus familiares pueden ser en forma humana o en forma animal. Mi gata, por ejemplo, es mi espíritu familiar. Me enseña paciencia todos los días de mi vida. Sólo hemos de observarlos. Y si les sabemos “escuchar” nos dirán cosas y nos limpiarán. Los animales tienen una energía muy pura que nos ayuda a reconectarnos con nosotros mismos.

TRABAJAR CON LA ENERGÍA

Es la principal fuerza de la brujería.

Los hechizos son simplemente intenciones. Si no entendemos la ley de atracción y manifestación, no haremos nunca nada efectivo. Las intenciones son la columna vertebral de la manifestación.

Os pongo un proceso corto y sencillo de cómo lanzar un hechizo:

  • Tener muy claro lo que queremos traer a nuestra vida.
  • Visualizar lo que queremos.
  • La mayoría de los hechizos agregan un elemento de ritual externo, como trabajar con la energía de cierta planta, por ejemplo, y hacer algo con ella, como quemarla, enterrarla o mantenerla debajo de la almohada.

Con este procedimiento podemos lanzar un hechizo de autocuidado y autolimpieza.

MAGIA DE COCINA PARA EL HOGAR

Me encanta la cocina mágica. Básicamente, porque estás haciendo de tu casa un hogar y un santuario esparciendo amor y magia a lo largo y ancho de él y que abarca a todo lo que hay dentro de tu casa: personas, objetos, animales…

Podemos hacer una limpieza energética de la casa con palo santo, salvia, ruda y romero.

También podemos crear lugares acogedores que inviten a conectar con uno mismo.

Cuando preparamos la comida, podemos usar hierbas en su elaboración y prepararla con mucho amor. Así, aunque no lo parezca, estamos autocuidándonos y autolimpiándonos.

UNA RUTINA DE BRUJERÍA DE AUTOCUIDADO Y AUTOLIMPIEZA:

Mañana

Al levantarse, tomar un café y sentarse en el espacio personal (que incluso puede ser la cocina) para, simplemente, conectar con nuestra esencia. Podemos hacer una breve meditación mientras nos tomamos el café.

Durante el día

A lo largo del día, tocar alguno de los cristales para mantenerse conectada a tierra y contener la ansiedad y la energía “sucia”, si la hay, en él. No usar ese cristal para nada más.

También, si estamos cerca de la montaña, salir a pasear y conectarnos con la naturaleza y el silencio, tocando árboles, piedras o la tierra. Si estamos en la ciudad, hacerlo con una maceta en la que tengamos todo eso: tierra, una planta y piedras.

Noche

Ducharse y visualizarse limpiándonos energéticamente mientras el agua cae de la cabeza a los pies.

Después de la ducha, sentarnos en el espacio personal y encender un poco de palo santo o salvia, mientras estamos en silencio.

Ya véis que es sencillo, que para estar en una óptima condición energética no hemos de complicarnos la vida. Cuanto más lo complicamos más difícil es que funcione. TODO.

© Morganna Barcelona.

Los comentarios estan cerrados.